Homenaje a Kabaleb

Kabaleb

Pocos hombres han vivido de forma tan intensa

Hablar de Kabaleb es hablar de un hombre hecho a sí mismo, aquello que los estadounidenses definen como Self-made Man. Pasó por una guerra, por un exilio y por un retorno. Vivió dificultades, pero nunca se paró. No recordamos una palabra de desaliento, de queja, de negatividad. Se enfrentaba a la vida con espíritu positivo y ayudaba a cualquiera que se cruzara en su camino. Y todo lo vivió con gran intensidad, como correspondía a alguien con 5 planetas en el signo de Piscis.

Hablar de Kabaleb es hablar de un símbolo porque para nosotros simbolizó la capacidad que tiene el ser humano de dirigir su vida, de llevar las riendas de su realidad, aunque a veces las circunstancias se empeñen en hacerle creer lo contrario. Kabaleb creía en la vida y sembró en nosotros esa semilla. Nos transmitió el gen de la felicidad con una sencilla frase:

Dale a cada día su afán, despiértate cada mañana como si fuera el inicio de una nueva vida; deja atrás las afrentas recibidas, los problemas, y de este modo nada te ensombrecerá y serás feliz.

Girona – Madrid – París – Barcelona

Cuatro ciudades atestiguan las andanzas del Sr. Llop: la que le vio nacer; la que le ofreció formarse; la que le abrió al mundo y la que le vio florecer, y de ahí, al cielo, su morada desde hace ya 26 años.

Cuando se cumplen 40 años de la fundación de E.T.U., la Escuela que fundó Kabaleb, (link aniversario ETU), nos embarga una gran emoción, una enorme ilusión al organizar este encuentro de Alma de Llops para agradecer a nuestro Padre su titánica labor de enseñanza y divulgación que ha permitido a un gran número de personas acercarse al mundo de una astrología cabalística seria e interactiva; penetrar en el hermético mundo de la filosofía cabalística de una manera sencilla y práctica; comprender el mundo de los ángeles y su función, -los puso “Al Alcance de Todos”-, y encontrar al “Maestro Interior” gracias a sus libros, a sus escritos, a sus conferencias, y a toda una serie de disciplinas que, siendo profundas, trascendentes y espirituales, se convirtieron en un estudio asequible y aplicable a la vida cotidiana.

Su trabajo allanó nuestro camino, despertó el interés de muchas almas ávidas de entender la dimensión de la conciencia, de la voluntad, del conocimiento y del amor.

El diccionario define “homenaje” como un acto que se realiza en honor a alguien, pues nosotros, los herederos de su sangre y de su obra, nos unimos para que desde los confines del universo y más allá, vea que su obra tiene una continuidad.

Desde el oriente eterno Kabaleb nos sigue guiando, nos sigue inspirando para que no solo sigamos sus pasos, sino que lo superemos, porque este era su propósito. Como todo padre, como todo buen instructor: el afán de superación es, en definitiva, el objetivo, la gloria y la satisfacción del Maestro.

Kabaleb plantó en nosotros una semilla y con este homenaje queremos hacer patente que ha germinado, que ha crecido y que está dando sus frutos: los que queremos compartir contigo.

Gracias por darnos tanto, va por ti, Kabaleb.

Soleika, Milena, Tristán y Lorenzo.